+ Growth Talks

Mario Ernst

La relación simbiótica entre Innovación Digital y Open Finance

Ante el cambio de las reglas del juego en la industria, la única estrategia que las instituciones financieras pueden usar es “acelerar la innovación”.

26 Febrero, 2024 / 10:52 am

¿Se imagina un mundo paralelo llamado “Open Data”, donde las empresas no puedan usar la información de las personas sin su consentimiento? Un mundo donde las empresas solo puedan usar los datos de las personas, cuando éstas libre y conscientemente las autoricen. ¡Donde las personas fueran dueños de sus datos!

Algunos de los casos de uso que serían posibles que se desarrollen: las instituciones educacionales podrían saber los estudios previos de sus estudiantes en otras instituciones, para convalidar conocimientos y ramos; las clínicas para mejorar sus diagnósticos y tratamientos podrían usar los datos médicos de un paciente desde su nacimiento independientemente de las instituciones donde se haya atendido anteriormente; los bancos podrían usar data externa para entender mejor el comportamiento de las personas y su capacidad de pago, para mejorar sus “evaluaciones de riesgo” permitiendo que más personas accedan a servicios financieros, las instituciones del estado estarían conectadas en términos de datos, disminuyendo tiempos y trámites, facilitando la vida de los ciudadanos.

En general se podrían crear servicios más personalizados porque los modelos analíticos entenderían mucho mejor a cada individuo, logrando una mejor experiencia y satisfacción para muchas personas que verían en este mundo paralelo “Open Data” una forma para simplificar su vida y liberar tiempo para poder usarlo en temas más importantes como estar con su familia, hacer deporte, descansar o estudiar. Por supuesto, no todas las personas estarían dispuestas a compartir sus datos, por distintas razones, pero eso no sería problema, porque si no dan su consentimiento, entonces nadie podría almacenar ni usar sus datos. Es un mundo paralelo donde cada uno es dueño de su información y la usa a su beneficio… ¿interesante no?… La industria financiera ya comenzó ese camino…

¿Qué es el Open Finance?

Es un nuevo paradigma global en la industria financiera, que se está expandiendo a una gran velocidad a través de todo el planeta y que se basa en la idea de que el cliente es dueño de sus datos, por lo tanto puede pedirle a una institución que le entregue sus datos personales (por ejemplo, movimientos de cuenta, estado de situación, dirección, saldos, productos, ingresos, etc) a otra institución. Le podría pedir al banco “A” que le entregue los movimientos de su cuenta corriente a la Fintech “B”, con el propósito que la Fintech “B” pueda analizar esa data y hacerle una oferta de crédito o una recomendación respecto de como mejorar su salud financiera o que la Fintech pueda consolidar en una pantalla todas las cuentas que el cliente tenga en diversos bancos, entre muchos otros servicios de valor para las personas.

La transferencia de datos no es solo desde los bancos a las fintechs sino que también entre bancos, con lo cual es un nuevo estándar en la industria.

La idea subyacente es que al tener el cliente la posibilidad de transferir libremente sus datos personales de una institución a otra se elimina una de las fuentes de ventaja competitiva(*)  que tenía la institución que originalmente custodiaba sus datos y se eliminan barreras de salida naturales, generando mayor competencia e impulsando innovación en la industria.

Pero ¿Es bueno tener mayor competencia en la industria financiera?

Al ver que perdieron una de sus fuentes de ventaja competitiva las instituciones financieras tradicionales para mantener su rentabilidad comienzan a buscar otras fuentes de ventaja que permitan reemplazar la anterior. En ese momento, es cuando comienzan a acelerar la innovación con el propósito de crear nuevos productos, servicios y modelos de negocios. Estas nuevas propuestas de valor hacia el mercado necesitan probar que serán efectivas, demostrando que: a) encontraron un problema, b) desarrollaron una forma de resolver el problema y, c) pueden monetizarlo para generar rentabilidad. Si se logra probar ese “encaje” entre la nueva propuesta de valor y el mercado, la empresa creará valor financiero porque habrá generado valor para sus clientes, a través de precios más bajos y/o mejores servicios. Es la evolución natural donde la empresa cambia su propuesta de valor y los clientes se benefician de mejores condiciones.

El custodiar la data de los clientes es una fuente de ventaja competitiva para las instituciones financieras porque logran un mayor conocimiento de su cliente, facilitando su análisis crediticio, permitiendo aprobaciones más rápidas y una relación más personalizada. Los nuevos entrantes que no disponen de los datos de las personas no pueden entregar esa experiencia, porque para hacer el proceso deben pedir previamente un set de respaldos al cliente, lo que se transforma en una fricción, creando una barrera de salida natural.

¿Por qué las instituciones financieras tradicionales reaccionan acelerando la innovación?

El escenario sería bastante conocido si Open Finance se diera solo entre las instituciones tradicionales, porque el ritmo de desarrollo y evolución se mantendría entre viejos competidores conocidos; Sin embargo, lo que viene a marcar el sentido de urgencia no es necesariamente el ímpetu de los actores tradicionales por revitalizar voluntariamente sus propuesta de valor, sino que viene dado desde el apetito de decenas de nuevos entrantes que quieren apropiarse de los clientes y la rentabilidad de la industria financiera.

Esos nuevos entrantes vienen al ruedo principalmente con 4 herramientas:

1. Una fuerte y nativa base tecnológica avanzada

2. Un negocio financiero creado sobre analítica de datos

3. Una cultura organizacional ágil, adaptativa y flexible

4. Ganas de innovar, creando nuevas soluciones y resolviendo las fricciones habituales de la industria financiera

En ese sentido, la carta bajo la manga que vemos en estos nuevos entrantes (que algunos ya tienen mas de 50 millones de clientes) es que están cambiando las reglas del juego en la industria, por lo cual, la única estrategia que las instituciones financieras pueden usar es: “acelerar la innovación”.

(*) Las fuentes de ventaja competitiva son las que permiten a las empresas tener rentabilidades por sobre el promedio de la industria.

Agregue un comentario

(*) Son campos obligatorios.


Mario Ernst

CEO y Founder de Evolution Labs

Soy speaker y consultor internacional. He desarrollado proyectos de Innovación, Transformación Digital y Agilidad en 12 países de la región. CEO y Founder de la consultora Evolution Labs, Co-founder de la startup Growth Latam y Director del Diplomado “Digital Innovation Strategy & Management” de la Universidad del Desarrollo (UDD). Ingeniero Comercial de la Universidad de Santiago de Chile, MBA de la Universidad Adolfo Ibáñez, especializado en Transformación Digital en IE Business School (España).

En esta columna abordaremos distintas dimensiones de las organizaciones en el mundo digital, con el foco de reflexionar sobre cuales son los cambios que debemos realizar de cara a seguir siendo relevantes en un contexto altamente incierto y cada vez mas tecnológico.