+ Reflexionando con Diego San Esteban

Diego San Esteban

Dinero digital y CBDC: ¿Qué son y en qué se diferencian?

Las CBDC son un fenómeno emergente que plantea numerosos desafíos y oportunidades para los bancos centrales, el sistema financiero y la sociedad en general.

11 Diciembre, 2023 / 9:54 am

El dinero digital es una forma de dinero que existe solo en formato electrónico y que puede utilizarse para realizar transacciones en línea o fuera de línea. El dinero digital puede ser emitido por entidades privadas, como bancos, empresas de tecnología o plataformas de pago, o por entidades públicas, como los bancos centrales. El dinero digital puede tener distintas características, como el grado de anonimato, la interoperabilidad, la seguridad, la velocidad y el costo de las transacciones, dependiendo de su diseño y de la tecnología que lo respalda.

Una moneda digital de banco central (CBDC, por sus siglas en inglés) es un tipo especial de dinero digital que es emitido y regulado por el banco central de un país. Una CBDC tiene la misma validez legal que el dinero fiduciario tradicional, como el dólar, el euro o el peso, y puede usarse para realizar pagos en la economía real. Una CBDC puede estar basada en la tecnología de registro distribuido (DLT, por sus siglas en inglés), también conocida como blockchain, que es la misma que utilizan las criptomonedas como el bitcoin o el ethereum. Sin embargo, a diferencia de estas, una CBDC está centralizada y controlada por el banco central, que puede determinar sus reglas de emisión, distribución y uso.

¿Por qué los bancos centrales quieren emitir CBDC?

Los bancos centrales tienen varias razones para explorar la posibilidad de emitir CBDC. Algunas de ellas son:

• Mejorar el sistema de pagos, haciéndolo más eficiente, seguro, inclusivo y accesible para todos los agentes económicos. Una CBDC podría reducir los costos de intermediación, aumentar la velocidad de las transacciones, facilitar la innovación y la competencia, y ofrecer una alternativa al efectivo, cuyo uso está disminuyendo en muchos países.

• Preservar la soberanía monetaria y la estabilidad financiera, ante el surgimiento de instrumentos de pago privados no regulados, como las stablecoins, que son criptomonedas cuyo valor está vinculado a una moneda o a un activo. Estos instrumentos podrían representar un riesgo para la confianza en el dinero, la política monetaria y la protección al consumidor, si no están sujetos a las mismas normas y supervisión que el dinero tradicional.

• Fomentar la innovación y la digitalización de la economía, aprovechando las ventajas de la tecnología DLT, que permite crear redes descentralizadas, transparentes y seguras, donde se pueden registrar y verificar las transacciones sin necesidad de intermediarios. Una CBDC podría impulsar el desarrollo de nuevos servicios y productos financieros, así como de otros sectores que se beneficien de la digitalización.

¿Qué tipos de CBDC existen?

Los bancos centrales pueden diseñar sus CBDC de diferentes formas, según el tipo de usuario, el tipo de acceso y el tipo de tecnología que empleen. Algunas de las clasificaciones más comunes son:

• Según el tipo de usuario, se distinguen entre CBDC minoristas y CBDC mayoristas. Las CBDC minoristas son aquellas que están dirigidas al público en general, es decir, a los ciudadanos, las empresas y los comercios, para que puedan realizar pagos cotidianos. Las CBDC mayoristas son aquellas que están reservadas para los participantes del sistema financiero, como los bancos, las cámaras de compensación y los mercados de valores, para que puedan realizar pagos interbancarios o transacciones de alto valor.

• Según el tipo de acceso, se diferencian entre CBDC basadas en cuentas y CBDC basadas en tokens. Las CBDC basadas en cuentas son aquellas que requieren que los usuarios tengan una cuenta corriente en el banco central o en una entidad financiera autorizada, para poder acceder y utilizar la CBDC. Estas CBDC pueden tener un mayor control y seguimiento por parte del banco central, pero también pueden implicar mayores requisitos de identificación y verificación de los usuarios. Las CBDC basadas en tokens son aquellas que no necesitan una cuenta corriente, sino que funcionan como el efectivo digital, que se puede transferir de persona a persona sin intermediarios. Estas CBDC pueden ofrecer un mayor anonimato y privacidad a los usuarios, pero también pueden dificultar la prevención del lavado de dinero y la evasión fiscal.

• Según el tipo de tecnología, se distinguen entre CBDC basadas en DLT y CBDC basadas en sistemas centralizados. Las CBDC basadas en DLT son aquellas que utilizan la tecnología blockchain o similar, que permite crear una red distribuida de nodos que validan y registran las transacciones de forma descentralizada y consensuada. Estas CBDC pueden aprovechar las ventajas de la DLT, como la transparencia, la seguridad, la trazabilidad y la resistencia a la manipulación, pero también pueden enfrentarse a desafíos técnicos, como la escalabilidad, la interoperabilidad y la gobernabilidad. Las CBDC basadas en sistemas centralizados son aquellas que utilizan una infraestructura tradicional, donde el banco central o una entidad autorizada actúa como el emisor y el administrador de la CBDC, y se encarga de procesar y verificar las transacciones. Estas CBDC pueden tener una mayor capacidad de procesamiento, una mayor compatibilidad con los sistemas existentes y una mayor facilidad de gestión, pero también pueden ser más vulnerables a los ataques cibernéticos o a las fallas operativas.

¿Qué países están desarrollando CBDC?

Según un informe del Banco de Pagos Internacionales (BPI) de 2021, el 86% de los bancos centrales del mundo están investigando o experimentando con CBDC, el 60% están realizando pruebas de concepto o pilotos, y el 14% están desarrollando proyectos de CBDC a gran escala o han lanzado CBDC al público. Algunos de los países más avanzados en este ámbito son:

China: El Banco Popular de China (PBOC) ha lanzado el yuan digital o e-CNY, una CBDC minorista basada en tokens y en DLT, que se puede utilizar para realizar pagos en línea o fuera de línea, mediante una aplicación móvil o una tarjeta inteligente. El PBOC ha realizado varias pruebas piloto en distintas ciudades del país, y ha distribuido millones de yuanes digitales a través de loterías o promociones. El PBOC también ha anunciado su intención de utilizar el yuan digital en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022, que se celebrarán en Beijing.

Bahamas: El Banco Central de las Bahamas (CBOB) ha lanzado el sand dollar, una CBDC minorista basada en tokens y en DLT, que se puede utilizar para realizar pagos en línea o fuera de línea, mediante una aplicación móvil o una tarjeta inteligente. El CBOB ha implementado el sand dollar en todo el país, después de realizar varias pruebas piloto en algunas islas. El CBOB ha destacado que el sand dollar busca mejorar la inclusión financiera, la eficiencia de los pagos y la resiliencia ante los desastres naturales que afectan al archipiélago.

Suecia: El Banco de Suecia (Riksbank) ha lanzado el e-krona, una CBDC minorista basada en cuentas y en DLT, que se puede utilizar para realizar pagos en línea o fuera de línea, mediante una aplicación móvil o una tarjeta inteligente. El Riksbank ha iniciado un proyecto piloto en colaboración con el banco Handelsbanken, para probar el uso del e-krona en el sector financiero y en el comercio minorista. El Riksbank ha señalado que el e-krona busca ofrecer una alternativa al efectivo, cuyo uso ha disminuido drásticamente en el país nórdico.

¿Qué desafíos y oportunidades plantean las CBDC?

Las CBDC son un fenómeno emergente que plantea numerosos desafíos y oportunidades para los bancos centrales, el sistema financiero y la sociedad en general. Algunos de ellos son:

Desafíos regulatorios y legales: Los bancos centrales deben definir el marco regulatorio y legal que regirá las CBDC, tanto a nivel nacional como internacional. Esto implica determinar aspectos como la definición legal de la CBDC, el alcance de su uso, los derechos y obligaciones de los usuarios, los mecanismos de protección al consumidor, la prevención del lavado de dinero y la evasión fiscal, la coordinación con otras autoridades monetarias y financieras, y la armonización con las normativas existentes. Además, se debe considerar el impacto que las CBDC pueden tener en la política monetaria, en el sistema bancario y en la estabilidad financiera, y cómo se adaptarán a situaciones cambiantes y potencialmente disruptivas.

Privacidad y seguridad: La emisión de CBDC planteará importantes interrogantes sobre la privacidad de las transacciones y la protección de datos de los usuarios, así como desafíos en la seguridad cibernética. Los bancos centrales deberán equilibrar la necesidad de prevenir actividades ilícitas y garantizar la transparencia, con el derecho a la privacidad y la protección de datos personales. El diseño de CBDC seguras y resistentes a ataques informáticos es esencial para asegurar la confianza del público.

Interoperabilidad y estándares técnicos: Para que las CBDC sean efectivamente utilizadas en transacciones cotidianas y en el escenario internacional, es crucial que sean interoperables con otros sistemas de pago y monedas digitales, tanto privadas como emitidas por otros bancos centrales. La creación de estándares técnicos comunes y protocolos de comunicación eficaces es fundamental para facilitar esta interoperabilidad.

Inclusión financiera: Las CBDC tienen el potencial de incluir a personas que actualmente están desbancarizadas o tienen un acceso limitado a servicios financieros, mejorando así la inclusión financiera. Sin embargo, para que esto se materialice, es importante que las CBDC sean fácilmente accesibles y comprensibles para todas las capas de la sociedad, incluyendo aquellas con menor nivel educativo o acceso a la tecnología.

Estímulo de la innovación: Las CBDC pueden actuar como catalizadoras para la creación de nuevos modelos de negocio y servicios financieros innovadores, fomentando así la competencia y la eficiencia en el sector. Sin embargo, para que el sector privado colabore en el ecosistema de CBDC, es necesario establecer un entorno regulatorio claro y propicio para la innovación.

Educación y adopción por parte del usuario: La adopción masiva de las CBDC dependerá en gran medida de la educación y la confianza del usuario en este nuevo tipo de dinero. Los bancos centrales y otras entidades involucradas deberán invertir en campañas de información y educación para asegurar que los usuarios comprendan los beneficios, los riesgos y el funcionamiento de las CBDC.

Impacto macroeconómico: El despliegue de CBDC puede tener implicaciones significativas para la economía en su conjunto, incluido el manejo de la política monetaria y las tasas de interés, la liquidez en el sistema financiero, y la conducta de las instituciones financieras y de los consumidores. Los bancos centrales deben prepararse para gestionar estos impactos y realizar los ajustes necesarios.

Desafíos de implementación: La transición a un sistema financiero que incluya CBDC requiere una amplia colaboración entre los bancos centrales, los gobiernos, las entidades financieras y otros actores del sector privado. Son necesarios inversiones en infraestructura tecnológica, desarrollo de capacidades institucionales y adaptación de procesos operativos.

Las CBDC representan una oportunidad para repensar y modernizar el sistema monetario y financiero, pero también exigen una consideración cuidadosa de múltiples factores técnicos, sociales y económicos. La forma en que cada país aborde estos desafíos determinará el éxito y la aceptación de sus monedas digitales de banco central en el futuro cercano.

¿Y porque es clave el 5g porque ?

El 5G es fundamental para la implementación de un CBDC (Central Bank Digital Currency) por varias razones:

1. Velocidad y eficiencia: El 5G ofrece una conectividad extremadamente rápida y baja latencia. Esto es crucial para las transacciones financieras en tiempo real que requieren un alto rendimiento y rapidez para ser efectivas. La capacidad del 5G para transmitir datos a velocidades mucho más altas que las tecnologías anteriores es esencial para la ejecución eficiente de transacciones financieras masivas que podrían ocurrir con un CBDC.

2. Mayor capacidad de red: El 5G tiene una mayor capacidad para manejar un gran número de dispositivos conectados simultáneamente. Con el eventual aumento en el uso de una CBDC, especialmente en situaciones de alto tráfico como transacciones comerciales masivas o pagos minoristas, se necesitará una red robusta capaz de manejar estas demandas sin problemas. El 5G proporciona la infraestructura necesaria para satisfacer estas necesidades de capacidad.

En cuanto a la diferencia entre implementar un CBDC con el 5G y hacerlo con blockchain, aquí hay algunos puntos clave:

1. Tecnología subyacente: El 5G es una tecnología de red de comunicaciones inalámbricas que proporciona conectividad rápida y confiable, mientras que blockchain es una estructura de datos distribuida que garantiza la seguridad, transparencia y descentralización de las transacciones.

2. Propósito y funcionalidad: El 5G se enfoca en la conectividad y la velocidad de las transacciones, mientras que blockchain se centra en la seguridad, la descentralización y la inmutabilidad de los datos. Un CBDC puede utilizar el 5G como infraestructura para facilitar transacciones rápidas y eficientes, mientras que la implementación con blockchain puede garantizar la integridad y la trazabilidad de las transacciones.

3. Complementariedad: En la implementación de un CBDC, el 5G y blockchain no son mutuamente excluyentes; de hecho, pueden ser complementarios. El 5G puede ser la infraestructura para facilitar la transmisión de datos para transacciones rápidas, mientras que blockchain puede proporcionar la capa de seguridad y confianza necesaria para garantizar la autenticidad y la integridad de esas transacciones.

Estamos en un momento crítico, los blockchain boys hacen sus apuestas y los bancos centrales tambien. El 2023 ha presentado grandes desafíos, grandes interlocutores y mucha mezcla de temas que técnicamente se han mostrado débiles a la hora de sustentarlos.

El modelo tiene muchos mitos y tabúes, el bank as a service no es el futuro a seguir si los bancos deben competir con las Fintechs, esto solo da vida a los shadows banking bucles cerrados dentro de la cuenta global. CBDC pretende salvar el status quo de los bancos pero esa tecnología debe pasarse a una meta nube blockchain 5g, Una red distribuida y descentralizada que dependa de la banca para su funcionamiento.

Tú como ves el futuro cercano?

Agregue un comentario

(*) Son campos obligatorios.


Diego San Esteban

Presidente Latam Open Finance & Chief Sales Director N5

Soy un profesional pragmático, de visión estratégica, referente de la región. Mas de 30 años de experiencia transformando la industria financiera, desarrollada en más de 180 clientes, 120 de ellos, bancos y aseguradoras de la región.

Trabajando en 4 mesas de innovación de bancos centrales de la región, colaborando con 3 ministerios de desarrollo tecnológico e innovación de Centro América y Latam Norte.

Soy presidente de Latam Open Finance una organización internacional que fomenta la inclusión financiera. Director del posgrado de especialización de gestión de entidades financieras de la Universidad de Buenos Aires, una de las mejores de América. Responsable del desarrollo y estrategia comercial de N5, una empresa dedicada a la industria financiera con un crecimiento anual del 500% y nombrada por Microsoft como la startup del año 2021 para Latam & Caribe.

Vamos a reflexionar sobre los temas que afectan, impactan o modifican los comportamientos de la industria financiera, vamos a fundamentar la reflexión en datos, en comportamientos del mercado, en la realidad contextual y fundamentalmente en el sentido común, buscando romper silos de pensamiento

Reflexionar en tiempos de crisis es una necesidad, hay que detener toda acción producida por la inercia para generar valor.