+ Opiniones

El abogado de cobranza 2.0

La tecnología avanza a pasos agigantados para facilitar los servicios a las empresas financieras y de cobranza.

Por Eugenio Llanos

Chief Business Officer de Lemontech

23 Noviembre, 2023 / 9:25 am

Eugenio Llanos, Chief Business Officer de Lemontech.

Si la humanidad avanza a pasos de gigante en materia tecnológica, muchas veces los abogados hemos sido “esa horma dura” que se resiste a flexibilizar el paso para ir más rápido. Eso hasta marzo de 2020, en que la pandemia obligó a todas las disciplinas, inclusive a las más cercanas a la “tiza y pizarrón” a innovar y buscar soluciones tecnológicas que permitieran optimizar, escalar y desmaterializar su trabajo. Este breve artículo habla sobre ese “abogado de cobranza 2.0”.

Imagina un mundo en que un robot detecta qué cuentas de tu cartera de cobranza han superado los días permitidos desde la entrada en mora, fijados en tu estrategia de cobranza y deben pasar a una etapa de “cobranza judicial”. Ese mismo robot identifica el monto adeudado, la garantía existente o no y demás información crítica para preparar los documentos necesarios para iniciar el juicio de cobranza. Este proceso tomaba de 1 a 2 semanas con un equipo externo o interno, ahora se está haciendo en menos de 1 hora.

Para hacerlo más amigable, llamémosle Euge a este robot.

 

Luego de detectar las cuentas que deben ser judicializadas Euge prepara automáticamente las demandas, cientos de ellas en segundos, y te presenta una tabla consolidada para obtener tu visto bueno y pasarlas a firma electrónica. Con tu check, firma todos los documentos electrónicamente y, aprovechando la confianza que le has dado, usando tus credenciales las sube al portal del poder judicial (CEJ) y solicita el inicio de la tramitación. Este proceso antes tomaba de 2 a 4 semanas, hoy toma minutos.

Como Euge es un robot sofisticado, al menos más que una aspiradora o microondas, revisa todos los días estas causas para ver si el tribunal ordenó realizar alguna gestión adicional, y cuando ésta gestión es solicitada, aplica herramientas de IA, clasifica las resoluciones y los juicios y el mismo día él redacta todos los escritos necesarios y pide, nuevamente, tu autorización para subirlos haciendo que la gestión judicial avance.

Con esta información ordenada y tabulada, te informará periódicamente en qué van tus juicios, pues el objetivo de la gestión es cobrar, no obtener sentencias para enmarcar ni construir jurisprudencia.

 

Como Euge es tu asistente, si le diste la instrucción, cuando el juicio llegue a determinada etapa, enviará un escrito dándole al demandado la opción de acercarse a negociar una salida extrajudicial, acercándolo con esto a tus oficinas para llegar a un acuerdo.

Euge no se enferma, no pide vacaciones, no se va de viaje al Sudeste asiático a buscar su verdadero yo, ni se equivoca al traspasar datos, mientras cuesta menos de un 30% de lo que costaría la tramitación ordinaria de estas causas judiciales, permitiendo que le traspases el todo o parte de este ahorro a tu cliente, para acercar posiciones en una negociación que resuelva la deuda en conflicto.

Este robot, que podría sonar futurista, ya existe y es usado por los principales Bancos, Financieras, AFPs y Aseguradoras de Chile, y en 2024 llegará a Perú para revolucionar la cobranza judicial.

Este Robot en realidad se llama Casetracking, y es un software que permite administrar causas judiciales con un ratio de X30 versus un abogado tradicional, reduciendo los tiempos de presentación de semanas a horas, mejorando la auditoría de cartera judicial logrando una precisión >99% en la conexión y de >95% en la lectura de información con IA.

 

Permite aumentar el recupero en +10% y disminuir los tiempos de tramitación y cobranza judicial en +20%.

Conecta toda tu cartera y te entrega reportería, actualizada periódicamente, para poder cruzarla con tus bases de datos internas y obtener probabilidades de pago, ciclos de cobranza, cartera en riesgo de incobrabilidad y otros indicadores clave para la gestión de recupero de cartera y rehabilitación financiera del cliente.

La tecnología avanza a pasos agigantados y, esta vez, los abogados llevaremos el testigo de ser los promotores de esta revolución al servicio de las empresas financieras y de cobranza.