+ Finanzas

Aumenta a 13% los clientes que usan más del 90% de su línea de crédito de sus tarjetas

Entre enero de 2021 y marzo de 2022, el número de clientes con líneas de crédito mayor a S/ 3 mil creció 9%, según el BCRP.

+Finanz@s

Redacción digital

redaccion@revistaganamas.com.pe

20 Junio, 2022 / 1:53 pm

Tras el rápido deterioro de las condiciones económicas del segundo trimestre de 2020, el proceso de crecimiento del crédito a través de tarjetas de crédito se afectó seriamente. Las entidades del sistema financiero adoptaron un perfil más conservador en sus modelos de otorgamiento de créditos, lo que redujo la oferta de financiamiento, subraya el BCRP.

 

Las entidades financieras redujeron su exposición a clientes de bajos recursos concentrándose en clientes con mejores perfiles de riesgo, es decir, aquellos que poseen mayores ingresos y, por ende, una mayor línea de crédito aprobada. Dichos clientes presentan un mejor comportamiento de pago, pues poseen ratios de morosidad menores que aquellos que poseen líneas de crédito menores. Es así que, entre enero de 2021 y marzo de 2022, el número de clientes con líneas de crédito mayor a S/ 3 mil creció 9% (196 mil), mientras que dicho número solo aumentó 4,5% (117 mil) en el grupo de líneas de crédito menores a S/ 3 mil, refiere el ente emisor en su último Reporte de Estabilidad Financiera.

 

El crecimiento de los préstamos a través de tarjetas de crédito registrado desde inicios del cuarto trimestre de 2021 provino de clientes que poseen líneas de crédito mayores a S/ 3 mil. En específico, la mayor contribución al crecimiento del saldo se concentró en el segmento de personas que tienen líneas de crédito mayores que S/ 20 mil. Este grupo de clientes posee un ratio de morosidad del 2,5% en marzo de 2022, menor al promedio del sistema financiero en dicho segmento de crédito (4,7%). Los bancos grandes son los que tienen una mayor exposición a estos deudores.

 

Por otro lado, el porcentaje de clientes que tienen una mayor utilización de línea de crédito aumentó desde inicios del cuarto trimestre de 2021, pero se mantiene por debajo de sus niveles pre pandemia. El porcentaje de clientes con una utilización de línea mayor al 90%, que suelen tener un perfil de riesgo más deteriorado (ratio de morosidad de 13% en marzo de 2022 versus el 4,7% promedio de la cartera de tarjetas de crédito) pasó de 10,6% a 13% en marzo último (15,9% en febrero de 2020) en el sistema financiero.

 

Por grupo de entidad, la porción de clientes con mayor uso de la línea de crédito (porcentaje de utilización de la línea mayor al 90%) es más alto en los bancos especializados (14,2% a marzo de 2022). Por rango de línea de crédito asignada por deudor, dicho grupo de clientes representa el 30,4% de los deudores con líneas menores a S/ 1 mil.

El porcentaje de clientes con una mayor utilización se redujo desde el segundo semestre de 2020, debido a los mayores esfuerzos de cobranza de las entidades, a sus políticas más conservadoras aplicadas y al mayor flujo de castigos de cartera realizadas a fines de 2020 e inicios de 2021. Tras el inicio de la crisis del COVID-19, las instituciones buscaron cancelar las líneas de crédito de sus clientes más riesgosos y reducir la aprobación de tarjetas entre las personas de más alto riesgo crediticio (de menores ingresos, recién bancarizados o ingresos ligados al sector informal).

De otro lado, el informe señala que luego de reducirse sostenidamente durante el año 2020 y gran parte del año 2021, el saldo de tarjetas de crédito se incrementó por primera vez en octubre de 2021. El crecimiento se dio, principalmente, en el caso de los clientes de bancos grandes y de los especializados en créditos de consumo.

Cabe señalar que el saldo de tarjetas de crédito suele presentar mayores tasas de crecimiento en el cuarto trimestre de cada año. Ello, debido a que las personas suelen financiar sus compras de fin de año con tarjetas de crédito. Es así como en el cuarto trimestre de 2021, se observó elevadas tasas de crecimiento, superiores incluso que las observadas en los años anteriores a la pandemia.