+ Entrevistas

Asomif: “El primer trimestre será clave para ver el impacto de las reprogramaciones”

Las instituciones microfinancieras tendrán que evaluar si se está cumpliendo con las expectativas de estas reprogramaciones.

+Finanz@s

Redacción digital

redaccion@revistaganamas.com.pe

1 Febrero, 2021 / 4:54 pm

Jorge Antonio Delgado Aguirre, Presidente de Asomif

El 2020 ha sido difícil y este año seguirá siendo así al inicio, porque recién podremos ver los resultados de las reprogramaciones de créditos y
cómo les ha ido a las empresas que tomaron créditos de Reactiva Perú, FAE-Mype u otros programas, según indicó Jorge Antonio Delgado Aguirre, Presidente de la Asociación de Instituciones de Microfinanzas del Perú. En diálogo con +Finanz@s, comentó sobre la propuesta para que las instituciones del sector puedan trabajar con tarjetas de crédito, entre otros temas.

¿Cuál es el balance del sector de microfinanzas del 2020 que se hace Asomif?

Somos conscientes de la situación por la que venimos atravesando y hemos atravesado a lo largo de estos casi 9 meses de la pandemia, la que no solo ha sido complicada para la salud de las personas, sino también por las actividades económicas para nuestros pequeños y microempresarios que a final de cuentas, por las circunstancias, tuvieron que repensar sus negocios.

Como consecuencia de ello, incluso algunos han visto sus posibilidades más complicadas que otros. Afortunadamente el Gobierno, a través del BCRP, MEF y SBS, dieron medidas que permitieran generar reactivación para la gran, mediana, pequeña y micro empresa.

Estos programas de créditos han podido articularse de una manera adecuada, si bien es cierto a unas tasas de interés que las microfinanzas no pueden prestar, pero con la garantía del Gobierno, se hizo un esfuerzo, ya que las tasas de interés son totalmente distintas, en la realidad, a las que se dieron.

Respecto a las reprogramaciones de los créditos, ¿cómo viene el pago de los mismos en las instituciones de microfinanzas?

Todavía estamos en la parte de 40% de avance aproximadamente. Por eso los meses de enero, febrero y marzo de este año, serán los
detonantes adicionales para ver cuáles fueron los resultados de esas reprogramaciones y las instituciones evaluarán si es que se está cumpliendo con las expectativas, ya que muchos de esos créditos tendrán que seguir pagándose con los intereses reprogramados.

Hay instituciones que ya han planteado la posibilidad de que se permita a las entidades de microfinanzas, como las cajas municipales o rurales, puedan trabajar con tarjetas de crédito, ¿Cuál es la posición de Asomif? ¿Es viable?

Sí es posible, pero las tarjetas de crédito, dependiendo de su modalidad y contando también que las personas no están acostumbradas a su uso, más que un beneficio podrían convertirse en un perjuicio, en el sentido de que habrá mayores responsabilidades por comprender como la cuota mínima, máxima, pago total, pago en cuotas, y eso podría generar ciertas situaciones ya que todavía no están preparados muchos clientes de estos segmentos.

Creo que sí se debería dar, pero paso a paso. Lo primero que hay que hacer es educar a los clientes sobre cómo es el manejo de las tarjetas y luego ofrecer esos productos. No pienso que no hay que otorgarlas, sino que primero hay que educar.

Sobre el Programa de Garantías de Covid-19, ¿cómo están trabajando las instituciones agrupadas a Asomif?

Cada una de las instituciones, de manera individual, está trabajando con Cofide y viendo si es que hay algunas interrogantes adicionales o propuestas en particular, así como se ha mejorado también el FAEAgrícola y el FAE-Turismo.

No solo es un tema de sacar las garantías, sino que estas sean sostenibles en el tiempo, porque los clientes, dependiendo de qué modalidad escojan pueden verse afectados. Entonces, se debe tener en consideración cuánta cartera castigada hay anualmente entre las instituciones de microfinanzas, respecto a aquellos préstamos de emprendedores que no han podido pagar sus obligaciones.

¿Cuáles son las proyecciones para el sector durante este año?

El 2020 ha sido difícil y este año seguirá siendo así al inicio, porque recién podremos ver los resultados de las reprogramaciones de créditos y
cómo les han ido a las empresas que tomaron créditos de Reactiva Perú, FAE-Mype u otros programas. Las instituciones van a tener que comenzar a hacer provisiones, y al mismo tiempo negociar más colocaciones para generar más ingresos que cubran esas provisiones.

Entonces, sí esperamos que sea un mejor año, pero podría presentarse situaciones complicadas y complejas durante el primer trimestre,
respecto a indicadores, en algunas instituciones. Podemos ver cómo se han reducido las utilidades de las entidades o cómo todos vienen haciendo un reforzamiento patrimonial para poder pasar esta situación.

¿Cuáles serían los principales retos para las microfinancieras en el contexto que tenemos? ¿Se debe seguir impulsando la inclusión financiera y la transformación digital?

El impulso a la inclusión financiera será intenso, pero no agresivo. Como vemos ahora la ciberseguridad es un factor más que debe considerarse y en el que se necesita inversión. Y para esa inversión necesitan recursos las instituciones, se están haciendo los esfuerzos, pero será paulatino.

Lo que sí necesitamos es que los emprendedores sigan desarrollando sus actividades y lograr reactivar sus negocios. Además, necesitamos formalizar a muchos emprendedores, pero con un proceso simple y sencillo.