INICIO / banca /

Utilidades del BCP bajan de 936 a 92 millones de soles en 2do trimestre de 2020

Utilidades del BCP bajan de 936 a 92 millones de soles en 2do trimestre de 2020

7:15 am / 23 Julio, 2020

El Banco de Crédito del Perú (sin consolidar sus subsidiarias) alcanzó una utilidad neta de S/ 91.9 millones en el segundo trimestre del 2020 (2T20), cifra que representó una disminución de 85.9% con relación a la reportada en el 1T20 (S/650.4 millones), y un decrecimiento de 90.2% respecto al resultado obtenido en el 2T19 (S/ 935,7 millones).

La reducción trimestral se explicó principalmente por (i) mayores provisiones para colocaciones (+148.8%), principalmente por el incremento en provisiones voluntarias registradas; (ii) menores ingresos no financieros (-20.8%), donde las comisiones por servicios bancarios han disminuido, tanto por menor número de transacciones, como por la decisión del banco de exonerar algunos cobros a los clientes; y (iii) menores ingresos por intereses netos (-3.7%), explicado por la disminución de los ingresos por intereses, en un contexto en donde las tasas de interés locales y extranjeras han disminuido considerablemente, y a la alta participación del banco en el programa Reactiva Perú, donde las colocaciones fueron a tasas de interés históricamente bajas. Lo anterior fue aminorado por menores gastos operativos (-12.6%), como resultado de menores gastos extraordinarios, dada la donación hecha por el banco a través de la iniciativa “Yo me sumo” durante el trimestre anterior, y menores gastos por remuneraciones y beneficios sociales, explica el Banco en su reporte a la SMV.

 

Calidad de cartera y provisiones

De otro lado, el BCP señala que el costo del riesgo se incrementó TaT y AaA registrando un nivel de 4.55% al segundo trimestre del 2020. El gasto por provisiones se incrementó durante el segundo trimestre, principalmente por la decisión de la gerencia de constituir provisiones voluntarias en S/ 710 millones y que toman en cuenta el potencial deterioro en la cartera de créditos, dada la coyuntura de alta incertidumbre que generó la pandemia del COVID-19 y el aislamiento social obligatorio decretado por el gobierno, y que tuvieron como resultado la contracción del PBI en marzo y abril. Se espera que la reapertura gradual de las actividades económicas, mediante las cuatro fases anunciadas por el gobierno, ayuden a retomar el dinamismo económico pre-COVID. En el análisis anual se suman a las provisiones voluntarias, el mayor requerimiento de provisiones específicas para créditos directos, en línea con el crecimiento del portafolio subyacente.

 

Al cierre del 2T20, se registró un ratio de cartera atrasada de 2.65%, menor en 14 pbs a lo registrado en el 1T20 (2.79%) y en 21 pbs al reportado en el 2T19 (2.85%). Es importante mencionar que el banco ha facilitado a clientes que cuentan con buena calificación crediticia, la opción de mover sus próximos pagos de cuotas mediante la reprogramación de préstamos a través de dos modalidades: Skips y congelamientos. El primero de estos consiste en mover el cronograma de pagos a 30 o 90 días, período en el cuál el cliente no paga ninguna cuota, pero si están sujeto a intereses; y el segundo consiste en generar un nuevo préstamo por el importe equivalente a las cuotas dejadas de pagar, y que no generan ningún interés.

 

Al cierre de junio el BCP ha reprogramado préstamos por aproximadamente el 27% del total de su cartera, evitando así que los clientes afectados por el estado de emergencia caigan en morosidad al no poder cumplir con el pago de los créditos que mantienen vigentes. En la misma línea, la SBS facultó a las entidades del sistema financiero la posibilidad de que puedan modificar las condiciones contractuales de los préstamos con clientes, sin que estás constituyan una refinanciación ni un deterioro en la calificación crediticia de los deudores.

Por otro lado, el ratio de cobertura de la cartera atrasada se mantiene dentro de los rangos de la política interna. Es así, que al cierre del 2T20, el índice registró un nivel de 161.38%, muy superior a lo registrado al cierre del trimestre previo (129.41%) y al alcanzado en el 2T19 (134.15%).

 

Clasificación crediticia del deudor

La cartera sub-estándar, la cual incluye las categorías de Deficiente, Dudoso y Pérdida, representó el 3.25% de la cartera total al cierre del 2T20, nivel superior a la registrada en el 1T20 (2.73%). El portafolio de colocaciones directas e indirectas asociado a clientes clasificados como Normal representó 94.14% del total de la cartera, cifra inferior al 94.65% reportado al cierre del 1T20. La clasificación de la cartera de colocaciones directas e indirectas según las categorías de riesgos es la siguiente:

Comparte en:

avatar